Prueba de parches

La prueba con parches, por lo general, se realiza para ver si una sustancia particular está causando irritación alérgica en la piel (dermatitis de contacto). Las pruebas con parche pueden detectar reacciones alérgicas tardías, que pueden tardar varios días en desarrollarse.

En las pruebas con parches, no se usan agujas. En su lugar, los alérgenos se aplican a los parches, los cuales luego se colocan sobre la piel. Durante una prueba con parches, la piel puede exponerse a entre 20 y 30 extractos de sustancias que pueden causar dermatitis de contacto. Algunas de ellas pueden ser látex, medicamentos, fragancias, conservantes, tintes para cabello, metales y resinas.

Debes usar los parches en el brazo o en la espalda durante 48 horas. Durante este tiempo, debes evitar bañarte y realizar actividades que causen mucho sudor. Los parches se retiran cuando vuelves al consultorio médico. Si la piel está irritada en el lugar del parche, puede indicar una alergia.